Make your own free website on Tripod.com
Educación y cultura
Historia de Mérida Bandera de Yucatán
Mérida
Sitios Arqueológicos






 

 

Mérida,  Capital Americana de la cultura


Cityview: sitio oficial turístico de Mérida


Medyred, la med médica virtual de latinoamerica

  

 

La bandera de la República de Yucatán


Hace 159 años ondeó la bandera yucateca, símbolo de libertad
"En ese momento, en la azotea del Palacio Municipal se arrió la bandera mexicana y en su lugar hicieron tremolar el pabellón yucateco"

En las dos últimas décadas la bandera de Yucatán dejó de ser "pieza de museo" y resurgió de nuevo en público, para adornar camisetas deportivas. Hoy día se puede ver en playeras y calcomanías, que comienzan a proliferar en automóviles particulares.

 


  

 

Publicación del 14 de julio de 1990 Diario de Yucatán

La Bandera del Yucatán Independiente, una incógnita

Izada por primera vez en 1841, según el historiador Juan Francisco Molina Solís, no se le menciona en los documentos de la época .- Que permaneció en el Museo Meridano hasta 1915.

 Es la noche del 16 de marzo de 1841. El primer Ayuntamiento Constitucional de Mérida esta en junta de instalación cuando, sorpresivamente, la sala es invadida por un grupo de personas encabezadas por Miguel Barbachano y Terrazo y Martín Francisco Peraza, entre otros.

Sin armas, los invasores solicitan al Cabildo que se dirija al Congreso para pedir la declaración de la Independencia de Yucatán. El  Ayuntamiento, bajo la presión del momento, ofrece analizar la solicitud, en medio de los aplausos y las muestras de entusiasmo del grupo.

Algunos de los más exaltados, sin medir la trascendencia o la gravedad del hecho, arrían la bandera nacional y enarbolan, en su lugar , un pabellón que se llamó yucateco.

Hecho audaz o insólito, la sustitución del lábaro patrio por la bandera yucateca aparece como un acontecimiento del que, por ahora, sólo tenemos la referencia a que nos remite el Antrop. Salvador Rodríguez Losa: el tomo I de "Historia de Yucatán desde la Independencia de España hasta la época actual", del historiador Juan Francisco Molina Solís, obra editada por los Talleres Gráficos de la Revista de Mérida en 1921.

-En efecto- señala el Antrop. Rodríguez Losa-, en mi opinión es la fuente principal entre los historiadores de Yucatán para conocer aquel suceso cuando se enarboló una bandera yucateca.

A fin de explicar el contexto político en que se encontraba el país por aquellos años, el Antrop. Rodríguez Losa toma esa obra y lee: "... distaba mucho de haber en el pueblo la absoluta conformidad con este ideal, fuera de don Santiago Méndez y su partido, que no consideraban conveniente proclamar la Independencia. Había el Partido Centralista, que a pendón herido sostenía la integridad nacional..."

-No hemos encontrado- señala el profesional mientras asienta el viejo libro - cita de este suceso en otras obras sobre la Historia de Yucatán durante estos años. Eligio Ancona nos habla de hechos que ocurrieron en marzo de 1841, como la expedición de la Constitución el 31 de ese mes, pero no menciona a la bandera yucateca.

Decreto del Congreso

Para apoyar su afirmación, el Antrop. Rodríguez Losa comenta que recurrió, infructuosamente, a otras fuentes que registran hechos de importancia en Yucatán a mediados del siglo XIX, como la obra de Serapio Baqueiro "Ensayo histórico sobre las revoluciones de Yucatán de 1840 a 1864", publicada en 1878.

También recurrió a "Recordaciones históricas", de Joaquín de Baranda, y a "Memoria sobre la conveniencia , utilidad y necesidad de erigir constitucionalmente en Estado de la Confederación Mexicana el antiguo Distrito de Campeche", de don Tomas Aznar Barbachano y Juan Carbó, editada en 1861.

Refiriéndose al "Compendio de Historia de Yucatán" del historiador Crescencio Carrillo y Ancona, el entrevistado dice que en esa obra se narran sucesos como el Decreto del Congreso Yucateco, el 12 de marzo de 1841 - días antes de que se izara la bandera -, en el que se fijaron las bases con que la Península volvería a anexarse a la Confederación Mexicana.

-Sin embargo- añade-, tampoco en esa obra se encontró algo sobre el izamiento de la bandera, aunque el referirse a los Tratados del 14 de diciembre de 1843 menciona lo siguiente:

" ... Verdad es que en el sistema de República Unitaria que entonces regía, Yucatán sacrificó, en obsequio de la paz, su título exterior de Estado libre y soberano, que sustituyó el de simple Departamento. Verdad es que se comprometió a abolir el uso del pabellón especial que se había formado, y que consistía en una faja o campo de color verde, con cinco estrellas blancas que representaban los cinco departamentos políticos en que se dividía la Península e islas adyacentes, desprendiéndose de aquélla tres fajas horizontales, encarnada la de los lados y blanca la de en medio ..."

Ninguna referencia

-Es indudable-indica el Antrop. Rodrígue Losa- que el Sr. Juan Francisco Molina Solís, quien escribiera el primer tomo de su libro de historia entre 1915 y 1920, según su biógrafo Dr. José Ignacio Rubio Mañé, tuvo en sus manos algún documento o periódico de la época que narró o comentó los sucesos del 16 de marzo de 1841.

Hemos consultado algunos de esa época, como el ¨Siglo XIX¨, periódico del gobierno del Estado Libre y Soberano de Yucatán, y no encontramos alguna referencia.

El entrevistado se remite ahora al tomo III de la Enciclopedia Yucatanense, en la parte correspondiente a la "Historia política desde el descubrimiento europeo hasta 1920".

- En la página 206- explica- aparece un grabado con la bandera yucateca a colores. En el pie del grabado está la siguiente inscripción : "Pabellón yucateco izado momentáneamente en el Palacio Municipal de Mérida la noche del 16 de mayo de 1841. El original se conservó en el Museo Meridiano hasta que en 1915 lo mandó quemar el Gral. Salvador Alvarado".

- Pensamos que la inserción del grabado y la leyenda fue obra particular del editor- comenta -, pues el autor del trabajo, Lic. Albino Acereto, narra sobre los sucesos del año de 1841, pero no menciona que se hubiesen izado esa bandera.

- Don Rodolfo Menéndez de la Peña es el que mejor ha descrito ese suceso- añade-. En la solapa delantera del tomo I de la segunda parte de la obra de Serapio Baqueiro titulada "Ensayo histórico sobre las revoluciones de Yucatán de 1840 a 1864", Menéndez de la Peña dice que " ... la bandera yucateca se dividió en dos campos: a la izquierda, una de color verde, y a la derecha, otro con tres divisiones, de color rojo arriba y abajo y blanco enmedio. 

En el campo o lienzo verde  de la bandera se destacaban cinco hermosas estrellas que simbolizaban a los cinco departamentos en que se dividía Yucatán por Decreto del 30 de noviembre de 1840, a saber: Mérida, Izamal, Valladolid, Tekax y Campeche..."

Reliquia Histórica

-También nos dice don Rodolfo- agrega - que " ...el 21 de marzo de ese año el director del Museo recibió ordenes del gobierno preconstitucional de enviar la bandera yucateca, con el correspondiente oficio, al Museo de Instrucción Pública de la capital, para que éste, a su vez, lo hiciera depositar en el Museo Nacional ..."

Recurriendo de nuevo a la lectura, el Antrop. Rodríguez Losa señala: "...la bandera yucateca era hermosísima y, aunque no pasó de ser un símbolo, una reliquia histórica, se conservó en nuestro Museo Yucateco, como una joya de inestimable valor, que todos queríamos y admirábamos, hasta 1915..."

-Durante varias épocas, la bandera yucateca se exhibió en los museos de Mérida, aun cuando éstos recibieron distintas "denominaciones".  Así - agrega-, a la desaparecida la sustituyó otra, cuya confección fue encargada entre 1923 y 1925 por el poeta Luis Rosado Vega y don Rafael de Regil. Esta fue sustraída ilegalmente del museo, pero reemplazada por un banderín donado en 1840 por don Pedro Guerra Jordán.

Indicó que al desaparecer el Museo Antropológico, durante muchos años ubicado en la calle 61 con 58, el pabellón fue llevado a diferente bodegas.

-Una de ellas estuvo en la colonia México, actualmente desaparecida- explica-, En la ex penitenciaria Juárez hubo otra, igual que en los sótanos del Palacio Cantón. En este último edificio, donde funcionaba la sede del Instituto Yucateco de Antropología, tuvimos oportunidad de ver este banderín a finales de la década de los sesenta.

-¿Cuál es la verdad sobre la bandera que se exhibió hasta 1915 en el Museo de Mérida?- se le preguntó.

- Para contestarnos esta pregunta- indica el Antrop. Rodríguez Losa- citaremos al escritor y periodista Gabriel Antonio Menéndez, quien fuera director de la Editorial Yucatanense " Club del libro ", en un escrito publicado en diciembre de 1951:

"... Durante el año de 1938 y anteriores, los Sres. Dr. Joaquín E. Ruz Bustillos y el Q.I. Iván Menéndez Mena, realizaron empeñosas gestiones, éste en México, aquél en Mérida, tratando de localizar la célebre bandera yucateca de 1841. Habiendo obtenido por parte de diversas instituciones nacionales información suficiente para poder reafirmar aquella reliquia histórica, no se le encontró en algún museo de la capital sabiendo que existía una bodega en la Biblioteca Nacional de México con numerosos pabellones que aún no habían sido calificados históricamente..."

Esperanza

- En 1940- continúa el profesional- los Sres. Dr. Ruz Bustillos y Pedro Guerra Aguilar, deseando dar a conocer a las nuevas generaciones la célebre bandera, la recibieron en pequeño dibujo y la imprimieron en sus colores originales.

Concluyendo sus citas y consultas, el entrevistado pone de manifiesto la parte final del escrito de Gabriel Antonio Menéndez acerca del destino final de la bandera yucateca.

"... Ateniéndonos al resultado de las indagaciones hechas hasta 1938, si bien puede asegurarse que la histórica bandera yucateca fue retirada del museo en 1915, no puede afirmarse que haya sido destruida, ni menos atribuirse esta destrucción a gobernante alguno, pues no hay prueba fehaciente que confirme tales asertos..."

"... Cabe, pues, seguir suponiendo que en algún museo nacional o extranjero, o en las bodegas de aquellos de la capital de la República, exista aún, hacinada entre otros viejos símbolos y trofeos no clasificados o identificados..."

El Antrop. Rodríguez Losa cierra las páginas del último tomo consultado, al tiempo que dice: - Esperemos que otras personas interesadas en estos sucesos nos den luz con la documentación hasta ahora no encontrada por nosotros.


Página principal